La integración en los servicios de seguridad

En cualquier ámbito de la industria, cuando se habla de una solución integral, muchas personas se imaginan algo que va a exceder sus verdaderas necesidades y que va a resultar muy costoso. Esto no tiene que ser así, especialmente cuando se trata de soluciones integrales en el rubro de seguridad.

Una solución que NO es integral puede resultar más nociva que el problema original.

Es de vital importancia recapacitar sobre las soluciones en seguridad que no tienen un enfoque integral, antes de que provoquen una verdadera catástrofe. También debemos asimilar que, para brindar soluciones con dicho enfoque, se requieren capacidades que no cualquier compañía puede ofrecer.

Para comprender el grado de especialización que han alcanzado los servicios de seguridad, basta con mencionar algunos de ellos, como el personal de seguridad para vigilancia, los sistemas de circuitos cerrados para monitorizar diferentes áreas de las empresas, el control de acceso automatizado y los sistemas de alarma. Existen también servicios de investigación, así como de logística para el movimiento de mercancías y valores, el traslado ejecutivo de personal, la negociación de secuestros, el manejo de crisis con los medios y los dispositivos de seguridad para eventos masivos. No es realista pensar que las compañías de seguridad pueden hacer de todo, pero siempre es posible brindar una solución adecuada a través de una estrategia inteligente de integración.

En un mercado tan especializado resulta una labor titánica brindar el mismo nivel de servicio en una parte que en otra. La solución consiste en encontrar una empresa integradora con el conocimiento de los proveedores de mayor confianza en las diferentes zonas del país. El resultado es una solución robusta que puede brindar una respuesta acorde a las necesidades de cada localidad.

Una empresa de servicios de seguridad debe lograr un entendimiento profundo del negocio de sus clientes y para ello, no es suficiente que tenga experiencia en dirección de seguridad, sino que debe dominar una serie de disciplinas adicionales. Sólo a través de esos conocimientos, es posible poner por delante la misión de las compañías, sin perder de vista ninguno de los factores organizacionales, evitando así la implementación de barreras o controles que resulten contraproducentes.

Sólo una verdadera empresa integradora es capaz de evaluar los dispositivos de seguridad más adecuados para no dificultar el logro de los objetivos y al mismo tiempo, fomentar la competitividad de las empresas.

Si quieres conocer más a fondo estos temas, te invito a que leas nuestro White Paper:

 “Integración: un enfoque indispensable en los servicios de seguridad”.

Los comentarios están cerrados.